Nuestros Reumatólogos // 

Dr. Ricardo Volpintesta | Reumatología

 

Matrícula:
6673

Horarios:
Viernes de 17 a 18.30 hs 

Dra. Claudia Hartvig | Reumatología y Osteoporosis

 

Matrícula:
18817

Horarios:
Sábados de 10 a 11 hs.

¿Qué es la "Osteoporosis"?

La Osteoporosis, que literalmente significa “hueso poroso”, es una enfermedad en la que la densidad y calidad del hueso se encuentran reducidas, debido a que los huesos se vuelven más porosos y frágiles, por cuanto el riesgo de fracturas aumenta.

Las fracturas asociadas con la osteoporosis son más frecuentes en las muñecas, cadera y columna vertebral. .

Los hombres y mujeres de 60 años se encuentran ante un riesgo más elevado de padecer osteoporosis que las personas más jóvenes.

La pérdida de tejido óseo comienza alrededor de los 40 años, cuando ya no se reemplaza el tejido óseo tan rápido como se pierde. En las mujeres, sin embargo, esta velocidad de pérdida de tejido óseo aumenta después de la menopausia, cuando se detiene la producción de estrógenos y los huesos ya no se benefician con su efecto protector. Los hombres también sufren la pérdida de tejido óseo pero la velocidad de pérdida es mucho más lenta que en las mujeres. En esta etapa de la vida, tomar medidas preventivas puede ayudara retrasar la velocidad de reducción del tejido óseo y disminuir el riesgo de fracturas relacionadas con osteoporosis.

El mejor momento de la vida para asegurar la salud ósea es durante la juventud. Para mantener los huesos fuertes se recomienda actividad física y una dieta nutritiva que incluya alimentos ricos en calcio. Todo esto acompañado de una regular exposición al sol que ayuda a la producción de vitamina D en nuestro cuerpo.

SÍNTOMAS

Generalmente no existen síntomas hasta que ocurre la primera fractura. La pérdida ósea sucede “silenciosa” y progresivamente, ya que la osteoporosis produce mayor fragilidad en los huesos, producto de la descalcificación de los mismos generando fracturas ante traumatismos mínimos que no son comunes en huesos sanos.

CAUSAS

Una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica. Los cambios hormonales que ocurren en la menopausia son una de las razones por la cual las mujeres se encuentran ante un mayor riesgo que los hombres.

Existen muchos otros factores de riesgo asociados con la Osteoporosis:

  • Un familiar cercano con diagnóstico de Osteoporosis

  • Antecedentes familiares con fracturas producidas por golpes o caídas leves

  • Caídas frecuentes

  • Una fractura anterior

  • Reposo forzoso prolongado

  • Poca actividad física

  • Bajo peso corporal

  • Pérdida de estatura

  • Ausencia de ciclos menstruales por más de 12 meses

  • Una dieta baja en calcio y vitamina D

  • Elevado consumo de alcohol

  • Tabaquismo

  • Ciertas medicaciones, tales como corticoides, utilizadas durante un largo plazo

  • Más de 60 años de edad

  • Trastornos crónicos como anorexia nerviosa, síndromes de mala absorción incluyendo enfermedad celíaca y enfermedad de Crohn, enfermedad hepática crónica, hiperparatiroidismo primario, postransplante, enfermedad renal crónica, hipertiroidismo, síndrome de Cushing y artritis.

CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA

Si se ha diagnosticado osteoporosis u osteopenia, el proceso de pérdida ósea no podrá detenerse completamente pero es posible demorarlo significativamente, y eliminar o reducir ciertos factores que contribuyen a su rápido progreso. El ejercicio no sólo es importante para la salud general sino que contribuye a formar la masa ósea en los jóvenes y disminuir la pérdida ósea en los adultos. El ejercicio también fortalece los músculos y aumenta la flexibilidad mejorando la coordinación y el equilibrio; estos factores ayudan a reducir el riesgo de caídas.

Los ejercicios con peso y los ejercicios de gran impacto estimulan la formación ósea. Se recomiendan los deportes que implican levantar peso, correr, correr carreras de alto impacto y saltar. Los deportes de bajo impacto y baja carga, tales como la natación y el ciclismo, son beneficiosos para la salud cardiovascular y mejoran la fuerza muscular, pero no promueven la formación ósea.

Estos son algunos ejemplos de ejercicios para los huesos:

  • Caminata

  • Trote

  • Baile

  • Tenis

  • Vóleibol

  • Rutinas en el gimnasio con ejercicios de fuerza o resistencia

Tanto el calcio como la vitamina D son esenciales para mantener los huesos sanos. A medida que crecemos, absorbemos con menos eficiencia. Esto significa que con el tiempo se necesitan mayores cantidades de calcio.

Los alimentos ricos en calcio incluyen productos lácteos tales como leche, queso y yogurt; algunas verduras (por ejemplo; brócoli, repollo, acelga); pescados con espinas enlatados, tales como sardinas; nueces (almendras y nueces brasileras en particular) y queso de soja con calcio (Tofu). Además, los alimentos fortificados con calcio (más comúnmente jugos de naranja y cereales para el desayuno) son fáciles de conseguir.

La ingesta adecuada de Proteínas también deberá formar parte de una dieta saludable, a sin de fortalecer la función muscular y la masa ósea. Las fuentes de proteínas incluyen carne blanca, pescado, leche, habas y leche de soja.            

o llamando al 0341 4463400

  • Ubicación COT
  • Llamar a COT
  • Facebook de COT
  • Instagram de COT
  • Mail a COT

© COT Centro de Ortopedia y Traumatología de Rosario

Para turnos:

Conmutador: (0341) 4463400 

Turnos Whatsapp: 341-5053000


Rehabilitación en gimnasio e hidroterapia: (0341)4463425

Fisioterapia: (0341) 4463426

Diagnóstico por imágenes: (0341) 4463403

 

9 de Julio 2845

Rosario​